jueves, 17 de febrero de 2011

El poder del tacto


El tacto es esa facultad y capacidad de sentir que posee la piel, que en unidad con el amor se potencia a dimensiones ilimitadas, provocando el deleite de infinitos gozos.

Cuando un niño nace, los sentidos de la vista y el oído todavía tardan un tiempo en desarrollarse completamente. El tacto, sin embargo, es el primer medio de comunicación con su entorno. Un bebé percibe de inmediato hasta que punto es deseado a través de la calidad del contacto con su madre. Este contacto inicial es el que le proporcionará información sobre él mismo, los demás y la vida en general.

A partir del nacimiento, el tacto nos dice que no estamos solos en este mundo, que estamos conectados, seguros y que somos amados. A lo largo de nuestra vida, nunca perdemos la necesidad de contacto, aunque algunos, tristemente, nunca lo experimentan conscientemente o lo olvidan llegada cierta edad. Lo mismo sucede cuando llevas un reloj de pulsera durante algún tiempo, te acostumbras a la sensación hasta tal punto que tus sentidos ignoran su presencia. Pero esto puede solucionarse!!!

Cuando te haces consciente de ese reloj, vuelves a sentirlo!!! Y no sólo eso, además puedes sentirlo más profundamente ya que llevas toda tu atención con cierta facilidad hacia él. Lo mismo sucede con el tacto. Cuando devuelves tu atención a cada caricia, a cada abrazo,... te haces consciente nuevamente de ese inmenso poder sanador y curativo que tiene y vuelves a sentirlo, pero de forma mucho más profunda.

A través del tacto podemos comunicar sensaciones y sentimientos a nivel más profundo y de forma inmediata. Podemos expresar nuestro amor, nuestra ternura, nuestro deseo, nuestro apoyo, ...


Una caricia vale más que mil palabras...
Re - contáctate y comienza a utilizar este lenguaje universal.

lunes, 14 de febrero de 2011

En el 2011 somos uno con la vida. Todos sumamos 111



A continuación os dejo esta curiosidad sobre el 2011. Pruébalo y ya me contarás!

Este año tenemos las siguientes fechas: 1/1/11, 1/11/11, 11/1/11, 11/11/11.
Y ahora lo insólito: toma los dos últimos dí­gitos del año que naciste  (Ej. 83) y súmale la edad que vas a tener este año (Ej.28). El número será 111 ¡para TODOS!

No hay mejor señal de los tiempos que comprobar que todos somos uno con el universo. Concretamente, todos sumamos 111. Curiosamente, el año 2011 esconde un interesante enigma que todos podemos comprobar: 2011, el año del dilema Luz-Oscuridad.

El año 2011, será el año de la elección consciente. Si 2010 ha supuesto un salto cualitativo en el despertar de la conciencia a la luz de los nuevos avances y descubrimientos científicos (la energía-fase, el éter, la interacción entre energía y materia, mente y energía desde las emociones que actúan como osciladores armónicos, etc.), 2011 supondrá el “momentum”, el punto de alcance del horizonte de eventos que nos conduce al origen de nuestra propia esencia. La libertad requiere madurez para su ejercicio efectivo.


De alguna manera, todos somos en parte luz y oscuridad. Cada uno de nosotros somos un Universo que interactúa en un Multiverso donde las densidades están distribuidas de forma diferente. Pero es la energía fase la que pondrá el orden desde dentro activando el Ser de Luz y ordenando desde un acto consciente y libre la configuración de los “biofotones” y modificando la materia en nuestro universo interior, en relación con el resto de los multiversos. Las diferentes configuraciones de densidad serán consecuencia directa de nuestros pensamientos, nuestros actos, nuestras emociones y nuestros sentimientos.
Y en suma: “Las almas y los corazones regresan al lugar donde tienen su Orión”

El número 111 es la expresión Universal de la energía primigenia, el nexo de unión entre la realidad cuántica y la lineal, la máxima expresión de la armonía en su relación con el todo. Nuestro regreso al Uno desde la diversidad. La materialización de la energía en la materia y el símbolo de la unificación en la luz.

Algo es incontestable: todos este año sumamos 111.